Grundfos Tratamiento de aguas: Ultrafiltración

21/09/2018

Tratamiento de aguas: ultrafiltración

Grundfos presenta las bombas y su función en aplicaciones de ultrafiltración

Con objeto de suministrar agua limpia para usos posteriores, la eliminación de partículas es una etapa fundamental del proceso en muchas aplicaciones de tratamiento de aguas. Una planta de ultrafiltración elimina eficazmente partículas de hasta 0,01 µm, entre las que se pueden encontrar bacterias, sólidos en suspensión.

El intervalo de presión para la ultrafiltración oscila entre 1 y 10 bar. Las plantas de ultrafiltración pueden poseer diferentes tamaños para dar cabida a distintos niveles de demanda: desde sistemas a pequeña escala, por ejemplo, para suministrar agua en áreas remotas con apenas unos cuantos consumidores, hasta grandes parques industriales que emplean ultrafiltración para procesar el agua, o sistemas para el suministro de agua corriente.

Por lo general, el agua de alimentación se bombea a través de la membrana. De forma opcional, la línea de alimentación cuenta con una bomba dosificadora que le suministra floculante delante de la membrana.  Tras ella se dispone un conjunto de bombas de lavado a contracorriente, encargadas de su limpieza con filtrado o su optimización con agentes de limpieza. Estos productos también se suministran por medio de bombas dosificadoras.